LOS 5 SENTIDOS EN EL SEXO TODO CUENTA

 

 

Los 5 sentidos en el sexo

 

El sexo no sólo es placer a través del tacto. Los 5 sentidos intervienen de manera decisiva y habría que considerar que sin sensualidad, no existiría un buen sexo. La sensualidad es mucho mas rica y excitante si la despertamos y percibimos no sólo con la vista y el tacto, sino con todo el cuerpo, haciendo vibrar cada una de nuestras terminales nerviosas y transmitiéndolo al cerebro, nuestra mayor zona erógena.

La capacidad de dar y obtener placer convierten al sexo en todo un arte. El sexo requiere paciencia, requiere amor, requiere un compromiso de entrega y es por eso que debemos emplear los cinco sentidos. Así es como daremos rienda suelta a todas tus fantasías eróticas, haciendo funcionar al cuerpo y mente al mismo tiempo.

Hay muchas personas que no lograr satisfacer sus mas íntimos deseos porque justamente su mente esta controlando la actividad sexual y los sentidos no se toman en cuenta. Es importante liberarse de todos los tabúes que hacen reducir el placer y utilizar todos los medios que estén a nuestro alcance para conseguir que cada relación sexual sea una experiencia única. Los sentidos son el instrumento para entrar en el reino del placer.

Los hombres y mujeres son distintos si, pero tomando en cuenta que ellos son capaces de llegar a un estado máximo de excitación simplemente con la vista; ellas prefieren las caricias y el contacto con la piel. A ellos les gustan más los sabores salados, a ellas les va más lo dulzón…
Las diferencias son muchas, pero no por esto debemos olvidarnos de descubrir que es lo que excita a nuestro compañero, explorar ya que en una relación no entran en juego sólo los cinco sentidos, sino los diez: cinco de ella y cinco de él.

Los sentidos nos dan información importante con respecto al estado de nuestro propio ser, así como de lo que nos rodea y cada dato que los sentidos nos envían, son el significado de nuestro mundo interno y externo.

La vista, el tacto y el oído nos ofrecen información tanto temporal, como espacial en sus tres dimensiones. En cambio, el olfato y el gusto son sentidos químicos que proporcionan información sobre la composición de la materia volátil o soluble.

La vista

Sin dudas, es uno de los sentidos más importantes, ya que a través de los ojos entran en tu cuerpo infinitas sensaciones. No sólo te excitarás mirando a tu pareja en el momento del acto sexual (o mirándote en un espejo, ¿por qué no?), sino que es un importante arma de seducción en la previa: a veces, una mirada fulminante vale más que mil palabras.

La vista es el sentido más eficaz para los varones a la hora del sexo. Ellos logran entrar en clima mirando películas, revistas o fotos subidas de tono. También miran mucho las curvas del cuerpo femenino.

Es un gran error el no usar los ojos cuando hacemos el amor, con los ojos demostramos todo, amor, excitación, placer ..son una extensión de nuestra alma.
Si buscas excitar a su pareja opta por una luz cálida y alejada, esto creará un ambiente tenue, relajado y muy sensual.

Nuestra vista ve y nosotros percibimos. La percepción visual llega a la retina y el nervio óptico traslada la información a la corteza cerebral. Allí se decodifica si la persona que vemos es atractiva o no.

Las mujeres, nos fijamos en el rostro, brazos, manos y pies de un hombre; y ellos se fijan más en el rostro, senos, caderas y piernas de una mujer.

El gusto

Con la boca se pueden activar las zonas más erógenas de tu cerebro. Los labios son una de las zonas más sensibles de tu cuerpo y puedes estimular todo con besos.
A través de los besos, mordiscos y caricias con la lengua, descubrimos el sabor de la piel. ¿Te va lo dulce o lo salado? Está comprobado que los hombres se sienten más atraídos por los sabores salados y la mujer por los dulces.

Cada parte del cuerpo tiene un sabor diferente: las zonas íntimas femeninas tienen un sabor muy intenso, mientras que el semen posee un gusto que varía de hombre a hombre; en algunos es dulce, en otros ácido o levemente salado (depende también de su dieta). Las zonas más dulces del cuerpo: el cuello y las orejas.

Conviértete en un verdadero gourmet del sexo y experimenta con todo tipo de sabores. La miel, el champan o los aceites aromáticos pueden potenciar la excitación sexual. Pero hay que tener en cuenta que este tipo de juegos requieren un nivel máximo de confianza e intimidad.

El olfato

Existen sustancias que genera el cuerpo cuando se excita: las feromonas. Al olerlas, sin darte cuenta, reaccionas de forma instintiva, aumentando tu deseo.

El olor que despedimos puede producir una fuerte atracción sexual. Por ejemplo, el sentido del olfato en el hombre no es muy relevante, en las mujeres está mucho más desarrollado.. las mujeres somos 2.000 veces más sensibles al olor que los hombres.

Esto se demuestra porque a nivel inconsciente escogemos a nuestro compañero/a en base a su olor. Por ello, para atraer a nuestra pareja ideal hay que combinar higiene y aromas naturales, ya que los perfumes muy fuertes pueden embriagar en exceso.
Está comprobado que existen esencias que provocan un fuerte grado de excitación, como el pachuli, el almizcle, el pino y el sándalo.

El oído

El oído es un sentido muy importante cuando se tienen relaciones. Las palabras románticas o incluso picaras, pueden producir una verdadera explosión de emociones. Las diferencias entre mujeres y hombres en este campo son mínimas.
Escuchar los suspiros de tu pareja al eyacular o el grito de tu orgasmo, son los sonidos que más fácilmente recuerdas cuando quieres excitarte. En las mujeres este sentido es el más sensible. Un tono de voz sensual o unos gemidos a tiempo se pueden convertir en un gran aliciente sexual.

No se trata de hablarle a la oreja sino de susurrarle al oído pero no a cualquiera, solo al izquierdo. Está comprobado que este tiene mayor sensibilidad.

El sexo puede ser incentivado con música….
Según un estudio psicológico de la Universidad McGill de Montreal, la música estimula las mismas regiones cerebrales que los impulsos sexuales, y las regiones del cerebro que tienen un papel decisivo en la elaboración de la música son las mismas activadas durante el orgasmo.
Para crear ambiente es fundamental elegir una buena música de fondo que despierte las emociones pero que no distraiga. Ya metidos en faena es básico hablar y mostrar a través de gemidos o jadeos lo que más te gusta o lo que te disgusta. La comunicación es algo fundamental para que el sexo funcione.

El tacto

Podría decirse que el tacto es el más sensual de los sentidos, pero lo que suele impactar es la suma total de la información. El tacto es el gran protagonista en una relación ya que la intimidad se inicia cuando nos tocamos.. La sensibilidad de la piel puede ser de placer, dolor o una mezcla de ambos en algún grado. También a través del tacto se percibe la temperatura de nuestros cuerpos.

Toda la piel es una gran zona erógena. A través del tacto exploras todo tu cuerpo y el de tu pareja. Con una sola caricia encenderás su piloto automático y también el tuyo. Es el sentido que más se utiliza para conocer a fondo cómo es tu pareja.

Usa tus dedos en lugar de la palma de tus manos para acariciarla(o). La sensación será mucho más excitante.

En el caso de las mujeres, estas deben enseñar a sus compañero cómo acariciarlas y dónde detenerse, comenzando con las partes menos sensibles hasta llegar a las que la vuelvan loca. En el caso de los hombres es más fácil, pues ellos se excitan con la vista o con la manipulación directa de sus genitales.

Es uno de los sentidos menos contaminados por la memoria. Algunos médicos afirman que la neurosis por falta de contacto corporal es uno de los males de nuestra cultura. El masaje, la caricia en la piel, es una forma excelente de despertar el sexo o de bajar las barreras de la vergüenza.

En las relaciones sexuales gratificantes, la intensidad de la percepción y las posibilidades que nos genera tomar mayor conciencia de nuestros sentidos, uno a uno, potenciará infinitamente nuestra capacidad para el placer y para la entrega. No quiere esto decir que tengamos que estar analizando todos los gestos y situaciones que se produzcan, no.

tips-para-tener-el-mejor-sexo

Se trata de aprender a “escuchar” a los sentidos, aprender a dar importancia a lo que nos están trasmitiendo, que al fin y al cabo son las vivencias en las que estamos inmersos y son parte importante de nuestra vida, de nuestras relaciones de pareja, de nuestra entrega y seguridad. Los sentidos son sin duda, el vehículo que nos ayuda a percibir nuestro mundo interior y exterior a plenitud.

(Visited 62 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *